Abre tu corazón

   Cuando estás esperando un hijo, no importa como sea o si son uno o dos, a la mujer que está embarazada, cuando le dan la noticia su corazón se abre para su o sus hijos. Igualmente, cuando vas a adoptar un niño tu corazón debe estar abierto a amar.

        El primer día que conocí a mis hijos llevaba un esquema mental de lo que deseaba. Deseaba solo un hijo o hija, pero por ningún motivo estaba dispuesta a aceptar a dos. Entendía que era muy fuerte para ser una mamá primeriza. Yo le habí dejado saber a mi esposo cuáles eran mis espectativas.

    Les explicaré para que entiendan un poco más el proceso. El Departamento de la Familia crea un día familiar o un día de juegos. Al menos eso es lo que ellos quieren que piensen los niños. Nosotros los adultos, muchas veces subestimamos la inteligencia de los niños. Todos los niños que participaban en ese día “familiar” o de juegos saben a lo que van.  Los niños saben que ese día es importante para sus vidas. Ellos van a buscar unos padres. Nosotros por otra parte pensamos que nosotros los buscamos a ellos.

   Para resumir, ese día cuando todos los futuros padres nos reunimos en aquella cancha bajo techo, mi esposo y yo que era la segunda vez que asistíamos a un día familiar, nos sentamos en las primeras filas. Eso a diferencia de la primera vez que estábamos al final y con mucho temor. Comenzamos a recibir a los niños de cada región con un aplauso. 

     Fue allí cuando vi aquellos dos pequeñines hermanitos un poco asustadizos y tomados de la mano. En ese momento mi corazón se abrió, me olvidé de todo lo que le había dicho a mi esposo. Aunque fueran dos, mi corazón latió fuertemente. Tomé a mi esposo de la mano y le dije, son aquellos los que están tomados de la mano, ellos son nuestros hijos. De inmediato, cuando llegó el momento de compartir con ellos, fuimos nosotros corriendo donde ellos. Luego les contaré como fue nuestro encuentro.

Anuncios

Una respuesta a “Abre tu corazón

  1. Cuando conocí a mis hijos, luego de verlos fuimos mi esposo y yo directamente donde mi hija y nos presentamos, le hicimos varias preguntas, luego hablamos con mi hijo y los motivamos para que participaran en los juegos. Desde ese momento no se nos despegaron.

    Una petición que siempre le había tenido a Dios era que me gustaría tener una hija que cantara y le fascinara la música al igual que yo. Como el Señor Jesús todo lo hace perfecto, mi hija canta y le gusta mucho la música.

    Debo confesar que hubo una niña de 11 años que luego que yo haber compartido con mi nena, se nos acercó. Ya mis hijos me habían robado el corazón. Me partió el alma el ver como la niña se aferraba a mi brazo, buscando una mamá.

    Por eso es que yo recalco a mi gente, por favor no busquen en otros países para adoptar. Aquí en tu país hay niños con necesidad. Yo no podía economicamente adoptar más de dos niños. Creanme, si hubiera podido hubiera reclamado aquella niña que todavía recuerdo con mucha tristeza. Espero en Dios que pueda conseguir unos padres que la amen y le ofrezcan todo el cariño que necesita.

    Como dice una canción, hombres de valor necesita Dios. Yo podría decirlo de esta manera: Dios y nuestro país necesitan hombres y mujeres de valor que busquen la felicidad de un niño boricua. Finalmente digo que legistadores necesita Puerto Rico para cambiar las leyes de adopción y liberar a los menores que están en situaciones críticas con sus padres biológicos. Permitan que estos niños sean liberados desde tempranas edades para que encuentren una familia que les brinde todo el amor que se merecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s